Dafne

2014

Oli s/tela, 162 x 114 cm.

La bella nimfa Dafne li va demanar al seu pare, el déu Peneu, que la deslliures del insistent Apol·lo, i Peneu la va convertir en llorer. Dafne va ser la única dona que Apol·lo, el déu de la bellesa, no va aconseguir i aquest, com a consol, se’n va fer una corona amb les seves branques per tenir-la sempre present. Des d’aleshores s’empren corones de llorer com a símbol de la victòria.

La bella ninfa Dafne le pidió a su padre, el dios Peneo, que la librara del insistente Apolo, y Peneo la convirtió en laurel. Dafne fue la única mujer que Apolo, el dios de la belleza, no pudo conseguir y este, como consuelo, se hizo una corona con sus ramas para tenerla siempre presente. Desde entonces se utilizan coronas de laurel como símbolo de la victoria.